SHOPPING CART

No Products in the Cart

TOTAL:
€0,00

Caminante, no hay camino (y los beneficios de caminar)

por La Newyorkina

Caminante no hay camino, se hace camino al andar.

El poema de Machado, que Serrat tocó con su talentosa varita musical, nos sirve para ilustrar de una manera mucho más artística e idílica algo que en Nueva York se hace constantemente, quieras o no: caminar, caminar y caminar. Puede parecerte agotador (lo es) y aburrido (¡para nada!), pero en lo que estarás de acuerdo con nosotros es en que esta es la mejor manera, por encima de cualquier otra, de conocer y descubrir esta ciudad. ¿De verdad vas a atravesar todo un océano para pasarte medio día bajo sus calles? No parece la mejor idea. Así que, podemos afirmar que Nueva York es totalmente saludable y recomendable para nuestro estado físico. Bueno, caminar, pero una cosa lleva a la otra y cualquier excusa es buena para recomendarte un viaje a la Gran Manzana ;) Somos grandes defensores de la vida sana. ¿Y qué entendemos por vida sana? Una dieta equilibrada y basada en alimentos naturales y de calidad (si pueden ser de elaboración artesanal, mejor), regada con un cóctel entre la slow life y el hygge danés y, sobre todo, aderezada con una vida alejada del sedentarismo, ¡muévete! Lo sabemos, no todos tenemos el estado físico, ni el tiempo, ni (muchas veces) las ganas para salir a hacer deporte. Pero, si te reflejas en alguno de estos casos, ¿por qué no caminas? Andar tiene muchísimos beneficios para nuestra salud y nos empeñamos en coger el coche, el metro o el autobús para recorrer distancias que bien podríamos hacer sobre nuestras propias piernas. Reconócelo, muchas veces has conducido una distancia que no te llevaría más de 20 minutos andando. No te preocupes, nosotros también. Pero rectificar es de sabios y por eso vamos a abanderarnos como grandes defensores del walking, power walking, nordic walking o, en definitiva, lo que viene siendo andar de toda la vida, sea cual sea su intensidad y su modalidad. Andar a diario tiene grandes beneficios y te los vamos a contar todos. Empezaremos por el más evidente: no tienes que buscar sitio para aparcar. ;) Bromas aparte, caminar al menos 30 minutos cada día es mucho más saludable que realizar un entrenamiento muy duro pero esporádico. Un simple paseo diario puede suponer una notable mejoría en tu salud. Quizá estés pensando que andar no es un deporte, te equivocas. Andar es una actividad aeróbica, fácil de llevar a cabo y gratuita, que te ayudará a disminuir tu grasa corporal y reducir el riesgo de sufrir coágulos en la sangre. Si todavía no te hemos convencido, a continuación te enumeramos otros de los múltiples beneficios de caminar para que cuando acabes de leerlos, sientas un deseo irrefrenable de echarte a la calle a caminar, caminar y caminar kilómetros y kilómetros.
  1. Favorece la circulación. Caminar disminuye el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, reduce la presión arterial y fortalece el corazón. Según investigadores de la Escuela de Salud Pública de Harvard, en Boston, las mujeres que caminan 30 minutos diarios reducen el riesgo de sufrir un derrame cerebral en un 20% y hasta un 40% si aceleran el paso.
  2. Fortalece tus huesos. Caminar frena la pérdida de masa ósea de aquellos que padecen osteoporosis. Cuando andas estás obligando a tus huesos a trabajar más, haciéndolos más resistentes y previniéndolos no solo de la pérdida de masa ósea sino también de la descalcificación.
  3. Ayuda a perder peso. Caminar durante 30-60 minutos a paso ligero te ayuda a quemar grasa. ¿Y a qué nos referimos con paso ligero? Pues a una velocidad que eleve tu ritmo cardíaco a un 70% de su capacidad. Además, no solo estarás quemando grasas acumuladas sino que estarás contribuyendo a la generación de músculo. Caminar tonifica tus piernas y tus músculos abdominales, incrementado tu rango de movimientos ya que ayuda a reducir la presión sobre las articulaciones.
  4. Mejora la memoria y reduce el riesgo de Alzheimer. Caminar es una actividad física y, como tal, mejora el flujo de oxígeno al cerebro. Según un Estudio de Salud Cardiovascular, llevado a cabo en Estados Unidos por los Institutos Nacionales de Salud, las personas de avanzada edad que caminan regularmente tienen el cerebro más grande, más memoria y mayor capacidad cognitiva. Eso sí, las caminatas deben ser regulares y de las menos 10 km. semanales. Cuanto antes empieces, antes notarás sus beneficios. ¡Hoy puede ser un gran día para comenzar!
  5. Aumenta tu energía y mejora la calidad de tu sueño. Dormir, ¡qué importante es dormir bien! En esto del sueño, no solo importa la cantidad sino también, y sobre todo, la calidad. Descansar bien es clave para afrontar el nuevo día en plenas facultades. Caminar de forma regular puede ayudarte a mejorar la calidad de tu sueño hasta en un 65% y reducir la fatiga del día.
  6. Te pone de buen humor. Uno de los beneficios que más nos gusta porque, ¿quién no quiere estar siempre de buen humor? Caminar te ayuda a liberar endorfinas, las hormonas de la felicidad.
Estos son solo algunos de los beneficios de caminar. Esperamos que desde hoy mismo te pongas en marcha y salgas a caminar al menos 30 minutos diarios porque tu cuerpo y tu mente te lo van a agradecer. Si ya tienes esta rutina, ¡bien! Nos encantaría escucharte (o más bien, leerte) y que nos cuentes cuál es tu hora preferida para salir a caminar, esa ruta que nunca te pierdes o qué fue lo que te motivó para empezar. Seas del grupo que seas, junior o senior en esto de las caminatas, estamos encantados de acogerte entre nuestra familia de lectores y esperamos que te pases más veces por nuestro blog, seguiremos contándote cuáles son las actividades que más nos gustan para hacer nuestra vida más sana y más feliz.
BACK TO TOP