SHOPPING CART

No Products in the Cart

TOTAL:
€0,00

Granola + porridge, el desayuno más saludable

por La Newyorkina
¿Porridge? Todo buen amante de la alimentación sana habrá oído hablar de este plato inglés. Si no es tu caso, no te preocupes porque hoy en nuestro Diario Newyorkino vamos a poner el foco en el porridge, explicándote qué es, cómo se prepara y por qué es tan bueno para la salud. Aunque podría parecerlo, el porridge no es un invento de Instagram. Desde hace ya unos años, esta red social se ha inundado de suculentas fotografías que muestran cómo el porridge ha conquistado los desayunos de miles de personas a lo largo y ancho del planeta. Sin embargo, más allá de ser un hit de Instagram, este plato a base de avena encuentra sus orígenes en tiempos inmemorables pues, a pesar de ser el rey de los desayunos más british, se dice que lo inventaron los griegos. Y sí, lo de porrigde suena muy cool, como cualquier anglicismo que se precie, pero lo cierto es que si lo traducimos al idioma patrio, lo que estamos comiendo son gachas de avena. Le demos el nombre que le demos, porridge o gachas de avena, lo que es innegable es que este plato tiene grandes beneficios para nuestra salud y por eso en La Newyorkina defendemos su consumo más allá de modas pasajeras. Esta “papilla de avena” es rica en carbohidratos y fibra, perfecta para tomar a primera hora y llenarnos de energía para el resto de la mañana. ¿Qué otros beneficios puede aportarte el porridge? Además de ser una magnífica fuente de energía, las gachas de avena nos aportan una gran cantidad de fibra, consiguiendo regular nuestro apetito. Nuestros niveles de calcio, fósforo y vitamina A también se verán afectados positivamente si incluimos el porridge a nuestra dieta. ¿Eres deportista y uno de tus objetivos a la hora de entrenar es ganar masa muscular? Las gachas de avena contienen siete aminoácidos esenciales, vitaminas (A, B1, B2 y E.) y minerales (hierro, zinc, magnesio, potasio y calcio), la mezcla perfecta para complementar con la alimentación todo el esfuerzo que haces en el gimnasio. Como te he dicho, el porridge no deja de ser la versión anglosajona de nuestras gachas. Una especie de puré de avena que se prepara echando una taza de copos de avena integral en agua (la medida de 3 tazas) y añadiendo un pellizco de sal cuando hierva. Después, deja reducir el agua hasta obtener una papilla. Como ves, no hace falta ser un gran chef para preparar un plato lleno de nutrientes. Ahora bien, reconozcámoslo, así contado esto del porridge suena de lo más aburrido. Avena con agua en formato papilla… seguramente tus papilas gustativas no estén dando palmas ahora mismo. No te preocupes, en La Newyorkina tenemos la solución para llevar de sabor este plato. Añade a las gachas de avena unas frambuesas y un topping de granola artesanal La Newyorkina. Un buen puñado de arándanos o de fresas también puede ser una buena idea. Los súper poderes de los frutos rojos, combinados con los beneficios del porridge y con el gran sabor y nutrientes de una buena cucharada de granola La Newyorkina… Una fórmula sana y sabrosa a la que un buen paladar no puede renunciar. Y como apunte curioso, ¿sabías que el porridge también tiene su día mundial? Sí, el World Porridge Day existe y se celebra cada 10 de octubre en Carrbridge, Escocia. La celebración gira en torno a un campeonato en el que los participantes (a nivel mundial) se juegan el honroso trofeo al que mejor elabora el porridge.
BACK TO TOP